FANDOM


Las lesiones deportivas ocurren normalmente durante actividades deportivas o en el entorno de estas. La mayor parte de estas lesiones se deben a prácticas de entrenamiento mediocres, falta de condición física, falta de estiramiento y calentamiento apropiado y, por último, un equipamiento inadecuado. Algunas lesiones deportivas darán la impresión de desaparecer por su cuenta, pero regresarán en un momento posterior, incluso algunas veces después de años. Cualquier parte del cuerpo puede sufrir una lesión durante el deporte o ejercicio; sin embargo, normalmente involucran a los huesos, músculos, ligamentos y tendones.

Cómo tratar las lesiones deportivas Editar

MATZL1

Trata la lesión en casa. Si no has sufrido ninguno de los signos y síntomas anteriores, comienza el auto-tratamiento lo más pronto posible después de la lesión.

  • Descansa. No intentes continuar con la actividad para resolver la lesión, ya que esto puede ocasionar un daño adicional en el área herida. Deberás descansar por varios días, incluso hasta por varias semanas. Esto depende de la severidad de la lesión. Evita usar el área afectada hasta que sientas que te has recuperado lo suficiente para evitar una irritación o sufrir una recaída.
  • Usa hielo en la lesión. Aplica un paquete de hielo entre cuatro y ocho veces al día, 20 minutos cada vez. Para evitar congelaciones o heridas en la piel, no dejes el hielo sobre tu cuerpo por más de 20 minutos en ninguna aplicación.
    • Aplica compresión en la lesión. Una compresión ligera puede ayudar a reducir una hinchazón si esta existe. Ayudará a evitar que la sangre y los fluidos penetren la zona herida.
    • Eleva la zona lesionada. Si te has lesionado un área como el tobillo, la rodilla, el codo o la muñeca, elevarla hará que se reduzca la inflamación en ella.
    • Inmoviliza el área herida.
Image2-400x364

Tratamiento para lesiones crónicas

Evalúa las opciones de tratamiento para lesiones crónicas. Es posible que necesites un tratamiento continuo hasta que el problema se resuelva por completo o, en caso de que el problema se vuelva crónico, un tratamiento constante; esto depende de la gravedad de tu lesión. A veces esto requiere terapia física, atención quiropráctica o tratamientos alternativos. Hay varios regímenes de tratamiento para las lesiones crónicas. Estos incluyen los siguientes:

  • Manipulación espinal: que un profesional entrenado manipule o mueva ciertas articulaciones y músculos puede ayudar a la reducción del dolor.
  • Ultrasonido: las ondas de sonido de alta frecuencia producen calor profundo.
  • Ejercicios de fortalecimiento: hacer más fuertes las zonas alrededor de una lesión puede ayudar a disminuir el estrés de la lesión.
  • Terapia de masajes: el frotamiento manual puede calmar y mitigar el dolor.
  • Terapia en agua: el ejercicio monitoreado en el agua puede ayudar al fortalecimiento.
  • Electroestimulación: una corriente eléctrica leve calma el dolor al evitar que los nervios envíen señales de dolor al cerebro.
Lesion5